viernes, 8 de enero de 2010

como la hiedra

Hedera (hiedra) es un género de la familia de las Araliaceae con quince especies de plantas siempreverdes, leñosas y trepadoras. Son capaces de ascender, sobre la superficie de árboles y rocas, más de veinticinco o treinta metros por encima del nivel del suelo.






Tan recurrente, la hiedra, para los poetas...
ha dado lugar a hermosos versos,
a boleros, incluso a una canción de Paloma San Basilio....
sin duda una planta llena de simbolismo.



... "Por haberte perdido, por haberte encontrado.
Porque es como un desierto nevado mi oración.
¡Porque es como la hiedra sobre el árbol cortado
el recuerdo que brota cargado de ilusión!
Leopoldo Panero


"Húmedo está, bajo el laurel, el banco
de verdinosa piedra;
lavó la lluvia, sobre el muro blanco,
las empolvadas hojas de la hiedra. "
Antonio Machado


"Elévase fantástica y disforme
aquella mole enorme
que muestra de los siglos el estrago:
crece en las hendiduras de la piedra
la trepadora hiedra
y al pie del muro el triste jaramago".
Gaspar Núñez de Arce 




"Corrientes aguas, puras, cristalinas,
árboles que os estáis mirando en ellas,
verde prado, de fresca sombra lleno,
aves que aquí sembráis vuestras querellas,
hiedra que por los árboles caminas,
torciendo el paso por su verde seno"...
Garcilaso de la Vega -Egloga I-




 

Ya desde antiguo, por ser una planta de hoja perenne, se la ha asociado con la inmortalidad, la trascendencia, la gloria.

 En la antigua Grecia estaba asociada también al dios Dioniso, atribuyéndosele la curación de la embriaguez si se la llevaba como guirnalda.

Por la forma en que se entrelaza al crecer también se asocia a la fidelidad. En los rituales celtas de uniones o casamientos, los druidas lo presentaban y entregaban a las parejas que se enlazaban un ramo de hiedra, para regalarles la perpetuidad de su amor.

Y al margen de todo esto, también  posee propiedades medicinales (es empleada como antitusivo, en afecciones bronquiales, contra el asma, el catarro y la sinusitis) y estéticas (contra la celulitis y las estrías).

13 comentarios:

Montse dijo...

¡Que preciosísima entrada!
Me gustan mucho las combinaciones de poemas, plantas y leyendas. Esta no la sabía!!

La hiedra abrazada al árbol ya lo dice todo o casi todo.

Besitos!

Bibiano Montes dijo...

Comparto lo de Montse , me encanta esta entrada y la verdad que también la hiedra, admiro su vigor y extraordinaria capacidad de regeneración. Por mi tierra aparece silvestre ,colgada en los paredones calizos de las sierras y siempre me fascinó el verdor que proporciona en esos durante todo el año.
Besos y que tengas un feliz año.

Pilar dijo...

gracias Montse¡¡
la imagen de la hiedra abrazada al árbol lo dice todo¡¡
he leído que lo de la inmortalidad tiene como origen la antigua y errónea creencia de que la hiedra parasitaba a los árboles, llegando a dejarles secos y por tanto sobreviviendo a ellos...
También está muy relacionada con la poesía, considerada símbolo de la gloria de los poetas que dejando atrás los objetivos terrenales se elevaban hacia el cielo¡¡¡
me alegro que te haya gustado.
besitos¡¡

Pilar dijo...

gracias Bibiano¡¡
preciosas esas hiedras silvestres de tu tierra¡¡ la umbría nos ofrece unas estampas divinas¡¡y da un frescor fantástico en nuestros calurosos y largos veranos...
besos y feliz año¡¡

auroraines dijo...

Cuánto significado tiene la hiedra, completísima tu información a través de la poesía e imagen.
Bella entrada, un beso

Femme d chocolat dijo...

Y la verdad es que es tan agradecida ... Agarra enseguita a poco que tengas un "chito" que dejes unos días en agua. Y luego, una vez plantada, es un primor cómo se agarra a los muros y batalla contra los vendavales. Dicen que se carga las paredes, y es cierto, pero también hay que ver lo que protege de los cambios de temperaturas. Vaya una cosa por otra.

Siempre ha sido mi sueño tener mi casa complentamente cubierta por la hiedra.
Recuerdo , cuando vivía en Madrid, y era yo una niña, lo muchísimo que me gustaba que mi padre pasara a posta por delante de una casa que estaba cubierta con parra americana (la que se pone roja), me parecia mágica, completamente cubierta y que de pronto cambiaba de color, unas veces era verde y otras roja. Yo era un pegote y no sabía a qué se debía, claro, pero lo recuerdo con inmenso cariño, me parecía mágica competamente. Todavía recuerdo ( tendría yo unos 10 o así) lo imb´ñeciles que me parecieron los nuevos propietarios que, lo primero que hicieron fue talar toda aquella mata y sanear las paredes. La casa de pronto pasó a integrarse en la ciudad , de una forma impersonal. Afortunadamente ( no sé si por el nuevo cambio de propietarios,o simplemente poque pasó el tiempo) la casa volvió a cubrirse con la selva, no aquella tremenda... Ya nunca volvió a ser aquella, pero bueno, es encantador ver, ahora, cuando voy por los Madriles y paso por delante, que a pesar de todo la naturaleza batalla y lucha porque la dejen estar.

^_^

Un besico trepador

Pilar dijo...

muchas gracias Auroraines¡¡
enlazar la poesía con la naturaleza es un auténtico gusto¡¡
un beso

Pilar dijo...

hola Femme¡¡
es muy persistente¡¡¡
en casa de mi madre sembramos en un muro muy alto una parra de esas de las hojas rojas¡¡ era preciosa aunque yo ya entonces era algo mayor para encontrarla mágica... creo que a los muros no les hace ningún daño, pero sí que crece y crece sin parar y puede levantar las tejas, eso es peor...
pasados unos años acabamos eliminándola...
gracias por compartir¡¡¡
^_^
otro besito trepador, y hoy con nieve¡¡¡¡¡¡

ANZAGA dijo...

Las hiedras también esconden su lado oscuro. Con frecuencia, como se ve en una de tus fotos, crecen sobre los troncos de árboles a los que terminan cercando, dejando sin espacio y terminan por morir.

Como tapizantes son chulísimas.

Abrazos.

Ramuol dijo...

He visto por ahí algo del ayto de Mozoncilllo, jeje, eso está a diez minutos de mi pueblo.
Las hiedras tienen dos tipos de hojas, es curioso, unas en las ramas fértiles con forma romboidal y otras con forma lobulada y porte rastrero en las ramas estériles...

Saludos

Pilar dijo...

hola Anzaga¡¡
pensaba que lo de ahogar a los árboles era una inmerecida mala fama???
aún no he visto en Cabriñana esas hiedras silvestres que sí crecen en las subbéticas de Bibiano...
pero si me matan a los árboles habrá que controlarlas ;)
Abrazos

Pilar dijo...

Hola Ramuol¡¡
lo que se encuentra por la red... que yo he encontrado a un primo en un blog de aquí al lado, jejeje.
si les ves a los del Mozoncillo les cuentas que lo de copiarles la foto... ejem... que soy buena chica con buenas intenciones, jajaja.
ni idea de lo de las hojas de la hiedra, habrá que fijarse algo más.
saludos

CORAZÓN VERDE dijo...

La hiedra hace un caminito verde por el tronco del árbol esto es una preciosidad