martes, 23 de febrero de 2010

ventana



"La ventana se dibuja en toda su obra como símbolo de lo fronterizo, limítrofe entre el espacio cerrado y el abierto, entre lo familiar y lo inexplorado, entre el más acá y el más allá, entre la guarida y la aventura al raso; metáfora infantil de la curiosidad, fuente de inspiración para músicos, fotógrafos, pintores y novelistas, abre una brecha redentora, es el punto de partida para viajes al futuro o ensoñaciones en torno al pasado; atalaya doméstica. En palabras de la propia Gaite, la ventana es el punto de referencia de que dispone [la mujer] para soñar desde dentro el mundo que bulle fuera (dejándose mecer por los ensueños y las meditaciones que puede acarrearle la tregua en las tareas domésticas, que tantas veces siente como agobiantes o insatisfactorias), es el puente tendido entre las orillas de lo conocido y lo desconocido, la única brecha por donde puede echar a volar sus ojos, en busca de otra luz y otros perfiles que no sean los del interior, que contrasten con éstos."

Abrid ya las ventanas.
Adentro las ventiscas
y el aire se renueve.
Quiero huir de los ámbitos
calientes y tapiados,
salir sin compañía
por el mundo adelante.

Carmen Martín Gaite (1925 - 2000)




"Martín Gaite deduce que, si alguna diferencia existe entre el discurso de los hombres y el de las mujeres, radica en su peculiar enfoque -no siempre perceptible a primera vista, matiza-, se asienta en una ubicación más concreta que no olvida sus puntos cardinales. La ventana condiciona un tipo de mirada: mirar sin ser visto; puede ostentar una posición estratégica de semiescondite. Las persianas, cortinas, contraventanas y visillos que suelen celar el interior, al ofrecer la ventaja de mirar lo de fuera desde el reducto privado -vivido las más de las veces como jaula-, permiten una óptica fragmentaria y velada de los acontecimientos que tienen lugar al aire libre (esta es, precisamente, la perspectiva estética cultivada por la autora en su novela Entre visillos, ganadora del premio Nadal en 1957). La mujer ha mirado -ha escrito- siempre desde los interiores."

http://www.ucm.es/info/especulo/numero19/ventana.html

4 comentarios:

Elvira dijo...

"Abrid ya las ventanas.
Adentro las ventiscas
y el aire se renueve."

¡Qué bueno! Y qué sano es hacer eso, parece que a veces se nos olvida. En sentido literal y por supuesto metafórico.

Un beso, Pilar

Pilar dijo...

Ventilar, de toda la vida¡¡¡ jajaja
en sentido metafórico también¡¡
Un beso, Elvira

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Es maravilloso abrir esas ventanas y que te llegue el dulce aroma del tomillo, del romero, o del espliego, olores que abren el espíritu y los sentimientos.
Estoy de acuerdo con ella, hay que abrir esas ventanas, esos corazones al mundo.

Besos

Pilar dijo...

También para aspirar los aromas del campo, Higorca¡¡
que es cierto que abren el espíritu...
estas ventanas invitan a salir¡¡
besos