miércoles, 31 de marzo de 2010

ramos de novia


suele florecer el durillo al final del invierno
en estas latitudes, allá entre enero y febrero...
y este año... el último día de marzo,
vaya retraso que llevamos¡¡¡


(imágenes: viburnum tinus)
dignas de convertirse en un hermoso ramo de novia:
símbolo de la caducidad del momento, al contrario que la alianza o las arras, que simbolizan la permanencia y el compromiso del vínculo...


"Cuentan que en el antiguo Egipto las novias portaban en sus manos, mientras caminaban hacia el enlace, hierbas aromáticas para ahuyentar a los malos espíritus. Aquella tradición fue cambiada y dio lugar a las flores, en un principio azahar, símbolo de la pureza. Si no se utilizaba azahar en el ramo, se llevaba un ramillete en algún lugar discreto pero visible."



2 comentarios:

Higorca Gomez Carrasco dijo...

¡Como me gusta tu sierra! Es preciosa, pasear por ella es llenar los pulmones, los sentidos de profundos olores, aromas, sabores que enardecen el alma. Paseo contigo a tu lado aprendo nombres que no sabía.
Besos

Pilar dijo...

muchas gracias por tus palabras, Higorca¡¡
encantada de que pasees conmigo¡¡
besos