lunes, 5 de abril de 2010

clivias en semana santa


"No te despiertes, no, sueña la vida.
Yo también pienso en mí cuando te sueño
y robo al tiempo todas mis edades
para poblar mis íntimas moradas
y acompañarte siempre, siempre, siempre."

Manuel Altolaguirre

Las clivias son también protagonistas de la Semana Santa en Córdoba, floreciendo en estas fechas y asomando por las rejas, en los zaguanes de los patios de la ciudad más antigua.
Dicen que la llaman "la suegra y la nuera" por la posición de las varas, que parecen no querer mirarse, también que ha de crecer de dos en dos y que si las separas la planta se muere...
A mí ésta de cuatro flores me ha recordado a la vida misma en sus edades: infancia, juventud, madurez y ancianidad... 
 
 
La clivia  es una planta herbácea perenne originaria de África del Sur utilizada como planta de interior.

Pertenece a la familia de las Amarilidáceas y crece de manera espontánea en los bosques de África del Sur, en lugares protegidos de los rayos del sol.

Las hojas son planas y gruesas, con un color verde oscuro muy característico. Su estructura es llamativa, en forma de abanico. Presenta raíces carnosas. Del centro de las hojas nace el tallo floral, denominado escapo y que está coronado por una umbela de flores de color naranja.

6 comentarios:

Elvira dijo...

Es verdad, las cuatro edades. Están muy lindas! Besos

Jose Antonio San Millan Cobo dijo...

Hola Pilar. Una entrada preciosa, siempre acompañada de un bonito poema.

Un abrazo.

Pilar dijo...

muchas gracias, Elvira¡¡
tengo muchísimas clivias y aspidistras que provienene de la antigua casa de Córdoba...
aquí no cuadran mucho, por eso las tengo protegidas en el interior y en los rincones del patio.
besos

Pilar dijo...

Muchas gracias, José Antonio¡¡
poesía y naturaleza, acompañadas¡¡¡
ambas son un recurso estupendo para el entretenimiento y la reflexión...
un abrazo

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Que lindas son esas flores, se me perdieron y me dio una pena, las conseguiré de nuevo.
Abrazos

Pilar dijo...

son vistosas las clivias, Higorca, y para los patios en semi-sombra van genial¡¡
abrazos