miércoles, 24 de febrero de 2010

caracol


No sabe el caracol estos días si salir o esconderse,
pero al más mínimo ratito de sol
lo tiene claro ¡¡¡

 
Caracol, col, col,
saca los cuernos al sol,
que tu padre y tu madre
también los sacó.

Caracol, col, col
Que te meto en un perol
Caracol, caracolillo
Corre corre que te pillo


El caracol común de jardín (Helix aspersa) es un molusco gasterópodo del orden Pulmonata, de vida terrestre.

Es hermafrodita, ovíparo y posee una concha calcárea enrollada en espiral.

Famoso por su proverbial lentitud, se mueve a una velocidad máxima de 0,05 km/h, a pesar de lo cual es uno de los caracoles más rápidos.

Es de hábitos crepusculares y nocturnos, aunque en lugares húmedos en penumbra y en días de lluvia también es activo de día. En época de sequía se esconde dentro de la concha y se encierra elaborando un "tapón" a base de moco seco llamado epifragma.

Es originario de Europa, pero vive en muchas otras zonas. Su cuerpo es de hasta 8 cm de largo.

Puede vivir unos 7 años.



y ahora una noticia que puede herir la sensibilidad de algunos...
"Los dermatólogos y farmacéuticos avalan la eficacia de la baba de caracol, pero advierten de que para que los cosméticos elaborados con estas secreciones posean las propiedades regeneradoras y antioxidantes que se les atribuyen, éstas deben de haber sido extraídas cuando el animal está estresado."

10 comentarios:

Elvira dijo...

Geniales las fotos del caracol, Pilar! No sabía que los productos con baba de caracol eran de cuando el animal está estresado. Menudas perrerías le harán a los pobres bichos.

Besos

Montse dijo...

¡Qué mono el caracol!
Y además me alegro de que el sol le haga salir y de que tú (y tus encantadores rastreadores) disfrutéis de él ¡por fin!!!

¿Debe de estar estresado?, qué curioso. Me da mucha pena de que lo maltraten psicológicamente al pobre para obtener propiedades de su baba.
¡Aaaaach, qué asco!, prefiero estar arrugá que ponerme babas de caracol en la cara.

Besos al solecito.

auroraines dijo...

Pilar los conozco, andaban por el jardín de entrada a mi casa cuando vivía más al norte de Argentina y hacían exactamente lo que decís.
Me gusta volverlos a ver en tus fotos.
Un beso

Pilar dijo...

muchas gracias, Elvira¡¡
las cremas de baba de caracol las venden como estupendas... pero al parecer no sirve la baba normal, la que el caracol segrega para desplazarse, sino sólo la que fabrica cuando tiene miedo, para sellar su casita... o algo así... tiene sentido?
tampoco me gusta pensar en qué les harán para estresarlos, pobres¡¡¡

Besos desde el occidental borrascoso¡¡¡

Pilar dijo...

Muchas gracias Montse¡¡
un día de estos te envío una foto de mis ratreadores para que los conozcas¡¡
pero el tiempo no nos deja para mucho, tomar el sol un ratito y enseguida, lluvia¡¡¡ qué desesperación¡¡
a mí también me da asco ponerme baba de caracol por la cara, puaggg¡¡
besos de mañana lluviosa¡¡

Pilar dijo...

muchas gracias Auroraines¡¡
estos caracoles son universales¡¡¡
también los hay al norte de Argentina... en el jardín lo malo es que se comen todas las plantas, pero son simpáticos, eso no hay quien se lo quite...
un beso

Ramuol dijo...

Pues a mi me han llamado la atención tres cosas, la primera es su longevidad, 7 años, nunca lo hubiera pensando, aunque imagino que será difícil que lleguen a tanto...
La segunda su velocidad de 0,05Km/h, eso son 50metros a la hora, lo que todavía me parece mucho, para que luego digan que son lentos!!
Y la tercera tus fotos, te han quedado geniales!!
Un abrazo

Pilar dijo...

también me sorprendió que puedan vivir tanto, Ramuol¡¡
aunque con lo cotizados que están¡¡ que aquí es muy típico el cartel en los bares de "hay caracoles chicos y gordos"¡¡¡
éste es de los gordos, de los que van en salsita, puah....
sí me alegro de que te gustaran las fotos... le di una charlita antes de cómo se debía colocarse, jajaja.
un abrazo

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Creía que no eran tan longevos, pero mira eso es bueno saberlo, yo tengo siempre un montón en mi jardín y los recojo, los dejo para que se limpien y los guiso, ya que al no tener veneno para nada, son mejores.
Un beso

Pilar dijo...

Nunca probé los caracoles gordos... y mira que aquí con el buen tiempo hay muchísimos puestos en la calle¡¡
está bien cogerlos del jardín, así no se comen las plantas¡¡
un beso